Cómo ponerse en forma y sentirse mejor con uno mismo

Compártenos:

Si, la primavera, la sangre altera, el hecho de ver cómo se acerca el verano tan rápido nos puede generar fuertes comeduras de cabeza. Esos kilitos de más que llevamos arrastrando desde Navidad, pueden ser un gran problema para muchos.

Pero el tema más importante es que debemos cambiar nuestra forma de ver la vida. Nuestros problemas no pueden girar sólo en torno a estar guapos en verano, porque la belleza interior la llevamos a cuestas todo el año.

¿Y qué sucede cuando perdemos nuestra figura? Que nos sentimos mal, nos vemos feos y poco atractivos. Por eso, la solución se encuentra en modificar nuestra forma de vernos y de pensar. Cambiar el estilo de vida es una de las formas más satisfactorias para bajar de peso y sentirse bien interiormente.

Trucos para afrontar el camino hacia el bienestar

Lo primero que debemos hacer es centrarnos en el verdadero objetivo: sentirnos bien. Si nos sentimos bien, poco nos importará el qué dirán. A veces, nuestra percepción sobre nosotros mismos es totalmente errónea.

Para asegurarnos de que vamos por buen camino es necesario plantear un plan. Una estrategia adecuada a nuestro ritmo de vida que nos ayude a sentirnos bien por fuera y por dentro.

Evitar los tóxicos

Para sentirnos bien debemos evitar el consumo de tóxicos, porque éstos no sólo nos perjudican físicamente, sino también mentalmente. El tabaco, por ejemplo, nos vuelve esclavos de nuestra propia vida. Es fundamental acabar con ello y tomar el control.

Si no somos capaces, debemos probar otros productos como los cigarrillos electrónicos de iVapeo. Es una forma más llevadera de terminar con de una vez con el consumo del producto que nos consume.

Alimentación sustitutiva

Muchas veces resulta difícil comer comida sana. Ya sea por los horarios de trabajo, los gustos de la pareja, o cualquier otro factor que nos impide seguir una dieta equilibrada. Pero sí que podemos sustituir algunos hábitos alimenticios erróneos, por otros saludables.

Es el caso de los tentempiés. En vez de comer patatas fritas, puedes comer una zanahoria o ensalada de frutas. Incluso los yogures naturales que son altos en proteínas pueden darnos mucha energía y saciar el apetito.

Ejercicios cortos de repetición

Acudir al gimnasio o salir a correr, no es una opción para muchos que desean hacer actividad física, pero no pueden o no tienen tiempo. Hay soluciones más sencillas que pueden ayudarnos a sentirnos mejor.

Los ejercicios cortos de repetición no requieren mucho tiempo ni un excelente estado físico. La cuestión es realizarlos repetidas veces. Siempre que tengas un ratito, aunque sea cinco minutos, haz algunas sentadillas. Si te comprometes a hacerlo todos los días, al cabo de un mes notarás los cambios y, además, habrás creado un nuevo hábito saludable sin darte cuenta siquiera.

 

 

 

Compártenos: